#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


Internet de las cosas, el futuro digital de las pymes


pexels-picjumbocom-225232 (1) (1)

Adrián Fernández / Madrid

La tecnología avanza cada día más rápido. En pleno siglo XXI ya es posible interactuar y conectarse con miles de objetos cotidianos gracias a lo que se conoce como el ‘Internet de las Cosas’. Ejemplos de objetos que usan este tipo de tecnología serían por ejemplo aquellos aparatos que son capaces de encender un electrodoméstico sin estar en casa o los relojes inteligentes que miden las constantes vitales.

Las pequeñas empresas también forman parte de esta nueva transformación digital. El Internet de las Cosas, antes o después, afectará a los modelos productivos de las organizaciones y construirá un nuevo ecosistema empresarial más digital y conectado en todo momento.

CITROEN-BANNER-NC4-600X125-29032021

Internet de las Cosas: definición y ventajas y desventajas

El Internet de las cosas, también conocido por sus siglas IoT, es una tecnología que permite conectar un elemento (ejemplo: una nevera, un coche, un altavoz…) al mundo digital. Gracias a esta conexión digital puede comunicarse con ellos, realizar unas acciones determinadas o incluso conocer el estado del objeto en sí. Esta tecnología recoge una serie de datos que posteriormente se analiza y gestiona la información recibida.

Para las empresas, sus ventajas son muchas. Destaca por ejemplo que existe una mayor eficiencia y productividad en los procesos de producción, permite ahorrar tiempo, ayuda a mejorar la toma de decisión e incluso puede suponer un ahorro energético.

Por el contrario, las desventajas más destacas son que se requiere de una inversión mayor en tecnología, el sistema puede ser hacheado y se trata de una tecnología compleja que puede fallar en algún momento determinado.

banner-a-pasos-horizontal

Empresas e Internet de las cosas

Como ya comentamos previamente el uso de esta nueva tecnología se introducirá progresivamente en las empresas. Su gran variedad para implantarse en cualquier acción cotidiana abre un gran abanico de posibilidades para las pymes. Y es que, cualquier objeto, por extraño que parezca, puede contar con una conexión a Internet y ayudar a dar soluciones a un problema determinado. Además, son muchos los sectores en los que el IoT puede ser implementado, cómo puede ser el logístico, el sanitario o el industrial.

El futuro del Internet de las Cosas es prometedor y servirá para mejorar ciertos procesos productivos cotidianos. La tercera revolución digital ya está aquí y las pymes tienen que adaptarse a ella. Un nuevo mundo que ahora no somos capaces de imaginar ha llegado para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo_sialapyme_blanco

Las pymes son nuestro mundo. Cada semana escribimos sobre estrategia, personas, casos de pymes, marketing… si quieres recibir nuestras noticias semanalmente haz clic y te las mandamos

¡SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!