#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


Emilio Viguera, CEO de foodStories: “Nos consideramos una empresa minimalista”


Image 2_opcion2

Adrián Fernández / Madrid

Somos lo que comemos y es por ello por lo que cada día más personas apuestan por una alimentación más saludable. Nuestro bienestar y nuestra salud se han convertido en un objetivo para miles de consumidores que buscan cuidarse respetando el planeta.

Con esta premisa nace en febrero de 2019 foodStories, una startup española que ofrece comida saludable a domicilio. La empresa permite al consumidor elegir diferentes menús cada día con las cantidades justas de ingredientes para evitar el desperdicio. Además todos los menús cuentan con envases de vidrio recirculables y sostenibles. “El usuario compra online sus recetas y recibe los ingredientes para elaborarlas en envases de vidrio que luego devuelve para que puedan ser esterilizados y reutilizados” explica Emilio Viguera a los lectores de Menudas Empresas. 

FoodStories es el claro ejemplo de empresa donde la tecnología se ha unido con la alimentación creando un modelo de producción más sostenible y respetuoso con el planeta “pero sin perder de vista la importancia de lo auténtico en la calidad de los productos”.

La startup opera en Madrid aunque espera expandirse a otras grandes ciudades como Lisboa o Milán. “En nuestro primer año en el mercado nos gustaría validar nuestro modelo de negocio a escala real, adquirir una masa de clientes suficiente para que la empresa sea rentable en Madrid e iniciar la expansión a otras ciudades” declara Emilio.

¿Cómo y por qué surgió esta startup?

Laurin, Juan y yo nos conocemos desde que éramos pequeños. Los tres compartíamos el interés por la alimentación saludable y la ilusión por poner en marcha un proyecto empresarial que aportara un impacto positivo en la sociedad. Investigamos el mercado de alimentación estadounidense y nos encontramos con que el concepto de los ‘meal kits’, muy implantados allí, era un modelo de éxito y con gran potencial, y decidimos traer este modelo a España, evolucionándolo para que además fuera una proyecto saludable y sostenible. Así fue como los tres, en febrero de 2019, lanzamos foodStories.

¿Qué valores le diferencian respecto a las demás empresas del sector?

Pese a que somos muy nuevos en el mercado español, venimos pisando fuerte y desmarcándonos bastante de la competencia, con dos valores diferenciales muy potentes. El primero es la preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad: somos la primera empresa a nivel mundial que sirve comida a domicilio en packaging recirculable y 100% reutilizable. El usuario compra online sus recetas y recibe los ingredientes para elaborarlas en envases de vidrio que luego devuelve para que puedan ser esterilizados y reutilizados. El segundo es la preocupación por la salud a la hora de elaborar nuestras recetas, utilizando siempre productos de temporada e ingredientes de primera calidad que compramos directamente al productor, evitando el paso por intermediarios que pueda alterar el producto y al mismo tiempo reduciendo su huella de carbono.

¿Creéis que cada día los consumidores se interesan más por lo que comen? ¿Por qué?

Tenemos bastante claro que la alimentación saludable es una tendencia al alza, y que no se trata de una moda pasajera, sino más bien de un estilo de vida que va calando en la sociedad y poco a poco lo van adoptando millones de personas en todo el mundo. Hay evidencias científicas que demuestran que la alimentación es la responsable del 80% de lo que sucede en nuestro cuerpo, sea para bien o sea para mal. Está testado que la alimentación saludable puede prevenir enfermedades, hacernos personas más felices y crear una sociedad más longeva.

Entonces, ¿somos lo que comemos?

Sin duda, y por eso desde foodStories apostamos por lo auténtico, por lo natural, por recuperar los alimentos de siempre, los que nos van a proporcionar la mejor aportación de nutrientes y vitaminas para que nos sintamos mejor, más sanos, más ligeros y al mismo tiempo más energéticos. Y si además practicamos el ejercicio de no solo buscar lo mejor para nosotros, sino también para nuestro planeta, seremos además consumidores conscientes y responsables.

Aseguráis que vuestros procesos están basados en un modelo que busca minimizar el stock de producto. ¿Cómo lo conseguís?

Lo practicamos desde dentro y hacia fuera. Desde dentro, porque cada madrugada vamos a Mercamadrid a adquirir los productos frescos que aparecen en la lista de la compra diaria generada automáticamente por nuestra plataforma para las recetas que tenemos que servir ese mismo día, sin almacenarlos en cámaras frigoríficas. Solo compramos los productos del día. Sí que hacemos una compra a granel de productos secos, como arroces, legumbres o determinadas semillas o especias, que vamos utilizando en su cantidad justa para preparar el envío correspondiente al número de raciones que el cliente desea elaborar de cada receta. Y así minimizamos el stock de producto hacia fuera: el cliente no va a comprar producto de más, sino la cantidad exacta que necesita. De este modo eliminamos el desperdicio de comida, un problema muy grave que es necesario erradicar. Se calcula que un tercio de la comida que se produce en el mundo acaba tirándose a la basura.

(Referido a la pregunta 5) ¿Qué creéis que supone este tipo de proceso en el método de producción?, ¿Pensáis que este es el futuro para crear empresas más sostenibles y respetuosas con el planeta?

Efectivamente, nos basamos en la filosofía ‘Lean manufacturing’, que creemos que es la más respetuosa con los recursos y con el planeta. Consiste en aplicar un modelo de gestión que trata de optimizar el sistema de producción, utilizando la mínima cantidad de recursos y evitando el stock de productos. Es decir, en utilizar solo los recursos estrictamente necesarios. Por eso nos consideramos una empresa minimalista. Y sí, creemos que es un aspecto importante para la creación de empresas más sostenibles, además de aplicar otros criterios, como la reducción de la huella de carbono en todos sus procesos, el uso de energías renovables y materiales reciclables, etc.

Desde marzo operáis en Madrid. ¿Cómo está siendo la acogida?

En estos meses en fase de pruebas hemos conseguido más de 250 clientes y hemos servido más de 2.300 raciones, con una valoración muy positiva por el servicio que nos hace sentirnos muy motivados para la siguiente fase, la de nuestro lanzamiento oficial, que ha comenzado en septiembre. Desde que hemos iniciado nuestra campaña de lanzamiento hemos registrado una gran acogida, con más de 15.000 visitas a la web y muchos nuevos clientes que se animan a probar la experiencia foodStories.

De momento, quienes lo prueban se muestran encantados con la calidad de los ingredientes, la variedad de nuestras recetas, la comodidad de no tener que pensar qué hacer de comida y no tener que ir a comprar los ingredientes al supermercado, y sobre todo de lo ricos que salen los platos siguiendo unas recetas muy sencillas. También los consumidores valoran mucho nuestra iniciativa para reducir el desperdicio de comida, sobre todo los solteros, target al que les es complicado comprar y cocinar sin tener que tirar producto o deben repetir varios días seguidos por miedo a que se ponga en mal estado.  Creemos que podemos convertirnos en una alternativa interesante para quienes quieren comer sano y variado y apuestan por la cocina casera.

¿Cuáles son vuestros objetivos a medio plazo?

En nuestro primer año en el mercado nos gustaría validar nuestro modelo de negocio a escala real, adquirir una masa de clientes suficiente para que la empresa sea rentable en Madrid e iniciar la expansión a otras ciudades. Esperamos que en unos meses podamos estar en Barcelona y París, y a más largo plazo continuar por otras grandes ciudades de Europa, como Lisboa o Milán.

¿Creéis que el FoodTech es el futuro del sector de la alimentación?

Creemos que la tecnología puede ayudar a las empresas de alimentación a ser más eficientes y  más sostenibles y adaptarse mejor a la demanda del mercado, por lo que el futuro del sector pasa, sin duda, por la innovación aplicada a todos sus procesos, pero sin perder de vista la importancia de lo auténtico en la calidad de los productos.

¿Cómo ha vivido esta startup la crisis de la Covid-19?

Tenemos que admitir que las circunstancias de confinamiento han resultado un escenario favorable para nuestra propuesta. Con todo el mundo metido en sus casas, muchas personas han querido recuperar a ese “cocinillas” que llevaban dentro y por falta de tiempo o de ganas, habían dejado de lado. Cuando había que hacer la comida a diario les hemos ayudado aportándoles ideas de qué menú poner. Y al recibir los productos en el domicilio evitaban, además, el riesgo de contagio al ir al supermercado. Como guinda del pastel, durante esos meses salieron estudios que confirmaban que una persona con buenos hábitos alimenticios tiene un sistema inmunológico mejor preparado para hacer frente a esta o a cualquier infección vírica; un estímulo más para comenzar a comer más sano. En definitiva, el modelo foodStories encaja a la perfección con esta época que nos está tocando vivir, y para nosotros es también una satisfacción saber que podemos facilitarles la vida a muchas personas.

¿Alguna sugerencia para aquellas personas que, como vosotros, quieren emprender un proyecto en estos tiempos tan convulsos?

Les animamos a ello. Es más necesario que nunca. Evidentemente el contexto actual no facilita el emprendimiento, pero es justamente en este entorno de crisis y dificultad donde nacen las ideas más disruptivas. A título de ejemplo, empresas como Uber o Airbnb nacieron en la última crisis financiera de 2008. Dicen que el hambre agudiza el ingenio. La economía necesita empresas con ideas nuevas capaces de adaptarse a los nuevos desafíos y preocupaciones de la sociedad.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *