#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


Guía: ¿Cómo analizar préstamos antes de contratarlos?


pexels-pixabay-259249

Adquirir un préstamo requiere analizarse con detenimiento, no solo porque se trata de una deuda que se deberá pagar con carácter de obligatoriedad, sino también porque se deben comprender todos los términos expuestos en el acuerdo antes de firmar. En oportunidad te ofrecemos una guía sobre cómo analizar préstamos antes de contratarlos.

Consideraciones importantes para contratar un préstamo

Para contratar un préstamo es necesario tener claros algunos puntos que te permitirán saber si adquirirlo es beneficioso o no para ti como prestatario, estos son:

1. Tipo de préstamo

Antes de contratar, es necesario tener claro qué tipo de préstamo es el ideal para ti, para ello puedes emplear Credexia, el comparador de tipos de préstamos o realizar un análisis propio, teniendo en cuenta que los mismos pueden ser personales, autónomos, para empresas, hipotecarios, para estudiantes o al consumo.

Cada uno de estos tipos de préstamo cuenta con condiciones y características particulares, las cuales deberás analizar para determinar el tipo que más se ajuste a tus necesidades antes de contratar.

2. Tipo de interés

Además de tener claro el porcentaje de interés que cobra la entidad bancaria por el préstamo, es necesario informarte que todo préstamo cuenta con dos tipos de interés: el TIN y el TAE.

El TIN es netamente el interés que la entidad bancaria cobra por el préstamo, mientras que el TAE es el monto del TIN más los gastos devengados por todas las comisiones vinculadas al préstamo, esto significa que realmente debes fijarte muy bien en el TAE para tomar una decisión.

3. Exigencias de la entidad

Es común que las entidades bancarias soliciten al prestatario cumplir con ciertos requisitos o exigencias, como por ejemplo tener su nómina domiciliada al banco donde se está solicitando el préstamo.

De acuerdo con esto, en muchos casos las entidades brindan mejores préstamos a aquellos usuarios que poseen más servicios contratados con el banco. Por ello es necesario que revises con detalle las exigencias de la entidad, antes de contratar el préstamo.

4. Tiempo de pago

Algunos bancos determinan un tiempo limitado en el cual deberás realizar los pagos de las cuotas correspondientes, para reponer el dinero prestado más los intereses acordados.

Respecto a este punto es necesario considerar si requieres que los plazos de pago sean largos, para disponer de mayor tiempo para pagar o si deseas que los intereses y los plazos sean menores, para evitar pagar mayor cantidad de dinero.

5. Cantidad del préstamo

El dinero que presta la entidad bancaria no siempre corresponde al monto solicitado por el usuario, este depende de un análisis de riesgo que realiza la entidad para determinar su aprobación y la cantidad.

En tal sentido, deberás estar atento a que el monto sea el más cercano al solicitado, antes de contratar un préstamo.

6. Comisiones

Como comentamos anteriormente en el punto sobre los intereses, la entidad bancaria suele cobrar el costo generado por concepto de diversas comisiones. Sin embargo, tanto el número de comisiones como el costo de las mismas varían de una entidad a otra, por lo tanto debes estar atento y contratar aquel préstamo que genere menos costos por comisiones.

Entre las comisiones que más comúnmente cobran las entidades bancarias se encuentran: la comisión de estudio, de apertura, de cancelación anticipada y de cambio de condiciones.

7. Tiempo de carencia

Este tiempo se refiere a cierto plazo al inicio del préstamo en el cual el prestamista aplaza temporalmente los pagos del prestatario. Esto significa que son plazos en los que el prestatario gozará de tiempo de gracia, posponiendo el pago hasta la fecha establecida por la entidad bancaria.

No todas las entidades bancarias ofrecen tiempo de carencia, algunas ofrecen tiempo de carencia parcial y otras ofrecen tiempo de carencia total. El tiempo de carencia no significa que el prestatario estará exento de pagar su préstamo, sino que la primera cuota se pospone por un período más largo, dándole la oportunidad de generar el dinero necesario para el pago de la primera cuota.

El tiempo de carencia total es aquel período en el cual no se paga nada durante un tiempo establecido, mientras que el tiempo de carencia parcial implica que el prestatario no deberá pagar la primera cuota pero sí los intereses durante el tiempo establecido.

Es necesario que evalúes si la entidad ofrece o no el tiempo de carencia antes de contratar el préstamo y, en caso de hacerlo, tener en cuenta si es total o parcial.

8. Posibilidad de pago

Este punto se refiere a realizar una autoevaluación que te permita saber si realmente estarás en la capacidad de cubrir las cuotas generadas por el préstamo y sus intereses desde la primera hasta la última cuota.

En tal sentido, deberás evaluar tu condición económica, estabilidad laboral, gastos fijos y otros aspectos que puedan orientarte en la decisión antes de contratar un préstamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *