#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


Más feedback, mejores resultados


pexels-alex-andrews-821754

Adrián Fernández / Madrid

Tener una buena relación entre trabajadores y directivos en una empresa es fundamental para el día a día. El conocido como feedback está reputando en los últimos años ya que presenta múltiples ventajas para el empleado y la empresa.

El ‘feedback’ o ‘retroalimentación’ se podría definir como la relación que tiene en una persona hacia otra por un tema determinado. En el ámbito de los recursos humanos, este feedback hace referencia a la relación existente entre los empleados o clientes de la empresa.  Es imprescindible que el feedback sea lo mejor posible ya que, cuanto más se conozca, mejores decisiones de podrán tomar dentro de la empresa.

Son infinitas las ventajas que presenta, destacamos:

  1. Facilita una mejor relación de los empleados con la empresa y aumenta el rendimiento personal.
  2. Favorece la creación de un ambiente abierto y participativo.
  3. Permite detectar errores de forma más rápida y, por ente, posibilita ser corregidos lo antes posible.
  4. Mejora los resultados de productividad y rentabilidad de la empresa.

Implícito, positivo, explícito… Hay distintos tipos de feedback

Existen múltiples y variadas forma de dar feedback. Todos ellos se usan en una circunstancia concreta pero lo más importante es saber aplicar cada tipo a cada situación:

  • Feedback implícito: es el que se produce a través de gestos no verbales. En el feedback implícito el problema principal reside en que puede ser incompleto ya que depende de la interpretación de la persona que lo recibe.
  • Feedback explícito: En el se usan mensajes directos a través de señales verbales. Hay que saber usarlo para no causar malestar en el receptor.
  • Feedback positivo: Se usa para felicitar a alguien por su conducta. Su objetivo es motivar al trabajador.
  • Feedback negativo: Es aquel que se centra en algún aspecto determinado que se tiene que  mejorar.

Cuanto más feedback, mejores resultados

La retroalimentación se ha convertido en un objetivo ambicioso de alcanzar, pero es fundamental hacer una análisis previo de la situación de la organización. Para ello es recomendable que los objetivos, la misión, la visión y los valores estén bien definidos y alineados.

A partir de ahí la empresa tendrá que comunicar estos aspectos de forma sencilla y clara a todos sus trabajadores para que lo entiendan. Hay que conseguir que los empleados tengan la suficiente confianza con sus jefes para que pueden dar su opinión acerca de ciertos temas.

Respecto a las reuniones de equipo se tienen que desarrollar de la forma más abierta posible, intentando evitar los reproches y siendo lo menos distante posible. El objetivo final es conseguir que el trabajador se sienta cómodo con la empresa en la que trabaja. 

No te olvides de usar un lenguaje saludable

La utilización de un lenguaje saludable en la empresa facilita las relaciones interpersonales y mejora los resultados de las empresas. Mi Empresa Es Saludable ofrece talleres sobre comunicación saludable para crear y conseguir la felicidad, la salud y el bienestar productivo de la empresa. Mas información en  https://miempresaessaludable.com/servicios/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *