#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


“Debemos hacer que las empresas sean agentes de cambio hacia una sociedad y un mundo mejor” Aritz Gartzia, co-fundador de EKOMODO


NESTA-99

Adrián Fernández / Madrid

Durante muchos años el sector de la moda ha sido una de las industrias que más ha contaminado en el mundo, requiriendo de una gran cantidad de recursos para fabricar sus productos. Por ejemplo, según la ONU, para confeccionar unos vaqueros se necesitan más de 7.000 litros de agua, es decir, la cantidad que beberá una persona en 7 años. Ahora la moda está cambiando. O, por lo menos, su forma de producción. Poco a poco son más y más las empresas de moda que apuestan por crear modelos de negocio que sean sostenibles, respetuosos con el medio ambiente y que apuesten por materiales reciclados.

Esta semana profundizamos en el mundo de la moda sostenible de la mano de Ekomodo, una empresa afincada en el País Vasco que recicla plástico y que lo transforma en diferentes productos. La empresa apuesta por una economía circular con una misión clara: la de “ayudar a las personas y a las organizaciones a crear un mundo mejor, con productos que son buenos para nuestros clientes, buenos para la sociedad y buenos para el planeta”

Para conocer con más detalle esta empresa, hemos entrevistado a Aritz Gartzia, co-fundador y Director de Desarrollo de Negocio de EKOMODO, con el que hemos conversado sobre el origen de su empresa, sobre la economía circular, sobre la pandemia de la COVID-19 y sobre los valores que tiene que tener una empresa entre otros.

¿Cómo surge Ekomodo?, ¿qué le diferencia respecto a su competencia?

La empresa EKOMODO nace como proyecto intraemprendedor en el departamento de Innovación del Grupo Eko-REC, una compañía industrial referente internacional en reciclaje y economía circular, al ser la única de Europa que recicla botellas de plástico PET (alrededor de 5 millones de botellas recicladas cada día) y, en las mismas instalaciones, las convierte en diferentes productos industriales, tomando parte en varias fases de la cadena de valor. El equipo promotor de EKOMODO identificamos la oportunidad de cerrar aún más el ciclo del residuo, convirtiendo esa fibra que se fabricaba en Eko-REC en productos que la gente pueda usar en su día a día… y hacerlo, además, apostando por el diseño y la funcionalidad, que adquieren un rol clave cuando hablamos de productos sostenibles.

Así, en EKOMODO convertimos residuos en recursos, controlando toda la trazabilidad del proceso y consiguiendo que una botella de plástico que tardaría más de 500 años en degradarse se convierta en diferentes accesorios de diseño y sostenibles, como bolsas de tela, estuches, fundas de ordenador, fundas de Tablet o carpetas portadocumentos.

Nuestros productos están elaborados con materiales sostenibles, 100% reciclados y reciclables; de manera local y en talleres sociales, generando empleo para personas en riesgo de exclusión social.

Llega la pandemia del coronavirus a España y… ¿cómo vive Ekomodo esta nueva situación?, ¿en qué os ha afectado?

Buena parte de nuestro negocio se centra en el diseño, elaboración y comercialización de regalos corporativos sostenibles y, dada la actual situación, durante estos meses el mercado ha estado prácticamente paralizado. Es por ello que nos ha afectado de manera considerable, pero somos una empresa de reciente creación, flexible y ágil, y eso nos ha permitido adaptarnos rápido a esta nueva coyuntura y aprovechar todo este tiempo para explorar alternativas y para la realización de actividades que no estaban en nuestro día a día, pero que eran (y son) importantes para el devenir de la compañía. Sí, estamos ante una gran crisis, una gran amenaza sanitaria, social y económica… pero a la vez lo vemos como una gran oportunidad y una “nueva normalidad” a la que debemos adaptarnos si queremos seguir creando valor.

¿Qué medidas sanitarias habéis tenido que implementar en vuestras instalaciones?

Fundamentalmente hemos implementado medidas de teletrabajo opcional para nuestro equipo, para favorecer la conciliación y evitar contactos que no fueran imprescindibles. También hemos puesto énfasis en la utilización de material protector y la separación de espacios de trabajo en las oficinas, y hemos preparado protocolos de emergencia en caso de que hubiera algún positivo en el equipo.

Hace unas semanas hablábamos de las marcas con valores en Menudas Empresas (https://menudasempresas.com/tus-valores-te-diferencian-tiene-tu-marca-un-proposito/), En vuestra opinión, ¿cómo de importante significa que una empresa tenga unos valores?

Los valores son una especie de brújula que guían nuestras acciones, y que están absolutamente ligados y alineados con el propósito de la organización. Antes de hablar de los valores, que simbolizan cómo hacemos las cosas, debemos entender el sentido de lo que hacemos, para qué hacemos lo que hacemos. Y es que la mejor razón para crear una organización es que ésta tenga un sentido que vaya más allá del intercambio comercial y lo estrictamente financiero: el de crear un producto o servicio que haga de este mundo un lugar mejor.

Cuando el dinero se convierte exclusivamente en fin y no en medio es fácil que una empresa, tarde o temprano, haga aguas y se venga abajo. Ningún proceso empresarial es una línea recta, y siempre acabarán apareciendo adversidades, dificultades y crisis. Y es en esos momentos, en los que todo tiembla a tu alrededor, cuando tener unas convicciones, un propósito y unos valores bien definidos se presenta imprescindible. Y más, si cabe, cuando hablamos de empresas de reciente creación.

Las empresas más sólidas y admirables, que transforman mercados y la vida de la gente, son aquellas que parten de un porqué motivador que las lleva a intentar cambiar el mundo. Y los valores están ahí para guiarnos en el día a día, como patrones de conducta.

Porque los buenos valores crean valor y una empresa comprometida es la que entiende que lo más importante no es tratar de ser importante, sino hacer cosas que importen.

Hablando de valores… ¿Qué valores son los que definen a Ekomodo?, ¿por qué?

Los valores que definen a EKOMODO, entendidos como los patrones de conducta que guían nuestras acciones, son la cercanía, el inconformismo, la pasión, la generosidad y el compromiso para con la sociedad y con el entorno.

Pero más allá de eso, EKOMODO, más que una marca, es una filosofía: un estilo de vida. Nuestros productos, aunque sean bonitos y útiles, en realidad son un vehículo para transmitir 3 mensajes claros: que los residuos son recursos, que los productos reciclados pueden ser mejores y más bonitos que los que no lo son; y que cada uno de nosotros tenemos un gran poder para, en nuestro día a día, generar impactos positivos en nuestro entorno.

En definitiva, queremos representar la idea de que cada uno de nosotros, a través de pequeños gestos, podemos crear un mundo mejor.

En vuestra web nombráis a la economía circular en la carta de presentación que hacéis de Ekomodo ¿Que creéis que supone este tipo de economía en el método de producción?, ¿Pensáis que este es el futuro para crear empresas más sostenibles y respetuosas con el planeta?

La Economía Circular es un modelo económico que aúna el crecimiento con el desarrollo sostenible y una herramienta para mejorar lo que hacemos hoy y la manera en que lo hacemos, pero de una manera más eficiente y más responsable para con la sociedad y el medio ambiente.. En un momento como el que vivimos actualmente de emergencia climática a nivel mundial y que los recursos naturales son cada vez más limitados, la economía circular es nuestra única alternativa si queremos asegurar el futuro de nuestro planeta.

La diferencia entre la economía lineal y la economía circular es muy simple: la economía lineal es lo que hemos estado haciendo hasta ahora (basada en extraer, producir, usar y tirar, es decir, que todo lo que se fabrica se usa y se tira). La economía circular, en cambio, viene a crear un círculo en todos los productos y servicios, es decir, cada producto y cada servicio que se diseñan se piensa para ser reutilizado, reparado o reciclado; y que así, todo se aproveche, se genere el mínimo residuo posible, y todo se acabe reciclando.

La implantación de prácticas de economía circular no sólo contribuye a frenar el deterioro del planeta sino que puede crear nuevo empleo de calidad, así como iniciativas y oportunidades empresariales. Es por eso que, más allá de ofrecer beneficios ambientales, es una gran oportunidad para mejorar la competitividad de las empresas.

Ha llegado la hora de que la ecología y la economía sean reconocidas como las dos caras de la misma moneda. La moneda de la prosperidad.

Y las empresas del futuro serán sostenibles (económica, social y medioambientalmente)… o no serán.

¿Qué es para vosotros la moda sostenible?, ¿Es algo pasajero? o, por el contrario, ¿es algo que ha llegado para quedarse?

La sostenibilidad es un tema que está cada vez más en boga y es un “must” en cualquier ámbito, en general, y en el sector de la moda, en particular. Según la ONU, la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta: produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y transportes marítimos internacionales juntos, y cada vez lanza más colecciones para un consumidor que tira la ropa en la mitad de tiempo que hace quince años. Recientemente salió una noticia que explicaba que, en Etiopía, el mayor fabricante de algodón orgánico del mundo había quemado 7.500 hectáreas de bosque. ¿Para qué? ¿Para hacer más camisetas de 3 euros? No hay suficiente superficie, no hay suficiente agua, seremos casi 10.000 millones de habitantes en 2050 y este modelo va a explotar… si productores y consumidores no hacemos algo por remediarlo. Hay que cambiar de modelo, y la moda sostenible es la solución.

Esto de la sostenibilidad no es que esté de moda, sino que se enfrenta a problemas muy reales a los que debemos hacer frente, con consecuencias tangibles en nuestro día a día a medio plazo.

La sostenibilidad no es una ola, sino un tsunami que ha venido para quedarse.

Ekomodo es una empresa que vende sus productos desde su web (e-commerce). ¿Creéis que esta modalidad de negocio os ha ayudado a afrontar esta crisis mejor que otros comercios que han tenido que cerrar sus tiendas físicas?, ¿cómo de importante es este canal para vosotros?

El e-commerce es uno de nuestros canales de venta, sí. No es el único, pero sí el principal, por el momento, para dirigirnos al consumidor final. Nos ha coincidido esta crisis con un proceso de cambio y lanzamiento de nuevos productos, con ofertas y descuentos, por lo que, si bien sí que ha crecido la demanda de manera significativa, sería difícil asociarlo exclusivamente con el crecimiento que ha experimentado el comercio electrónico en términos generales.

¿Cuál es el futuro de vuestra empresa?

Nuestros planes de futuro más inmediatos pasan por seguir ampliando nuestro catálogo de productos, apostando por un lado por el diseño de productos como mochilas, artículos de oficina o bolsos; y apostando por otro lado por el I+D para el desarrollo de materiales sostenibles innovadores a partir de residuos. Además de eso, otro de nuestros focos será el de penetrar más en el mercado nacional (con distribuidores minoristas, fundamentalmente), ampliar la red de clientes B2B y paulatinamente abrir nuevos mercados. Acabamos de nacer, como quien dice, y nos queda mucho por explorar.

¿Alguna sugerencia para nuestros lectores?

Una última reflexión: los grandes retos sociales y medioambientales a los que nos enfrentamos (desigualdad, exclusión social, envejecimiento de la población, la lucha contra el cambio climático…) nos exige a todos poner de nuestra parte. Y qué mejor manera que hacerlo desde el ámbito de la empresa. Debemos hacer que las empresas sean agentes de cambio hacia una sociedad y un mundo mejor.

Desde EKOMODO estamos convencidos de que si queremos mejorar el mundo, tenemos que crear mejores empresas. Empresas que entiendan que ganar dinero es consecuencia directa de aportar verdadero valor (económico, social y medioambiental)… y no al revés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *