#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


“El 2022 es un año de crecimiento y tenemos objetivos ambiciosos” Antón Jáuregui, responsable de comunicación y marketing de La Bolsa Social


Adrián Fernández / Madrid 

Tanto las Naciones Unidas, en la última Cumbre del Clima celebrada en Glasgow, como la Comisión Europea han demostrado su compromiso con una actividad económica cada vez más sostenible y alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En esta línea lleva trabajando desde hace ya 7 años La Bolsa Social, la primera plataforma de inversión participativa aprobada por la CNMV.

Su funcionamiento es muy sencillo: a través de esta plataforma cualquier persona puede invertir  su dinero directamente en las empresas publicadas en la plataforma, desde cantidades mínimas a partir de 50 euros. “Lo que hacemos es conectar a compañías que ofrecen soluciones a retos sociales y medioambientales con inversores que buscan no solo obtener una rentabilidad justa, sino que su dinero sirva para promover un cambio positivo en la sociedad” apunta Antón Jáuregui, responsable de comunicación y marketing de la empresa. 

La Bolsa Social selecciona las empresas que solicitan el préstamo tras un análisis del riesgo y el impacto social de las mismas, y ofrece al inversor un rating en función del riesgo. Tal y como explica Antón, “para cada préstamo realizamos un análisis de riesgos muy riguroso que resulta en un rating interno que va desde el 1 (riesgo bajo) al 8 (riesgo extremo), dependiendo del riesgo. No publicamos ningún préstamo con un rating mayor de 5, para asegurarnos de que el riesgo para el inversor sea mínimo”. Además, el inversor conoce la rentabilidad que puede obtener antes de aportar la financiación y el calendario de devolución y pago de los intereses.

Desde su nacimiento en 2015, la comunidad de la Bolsa Social ha crecido hasta las 8.500 personas que han invertido 7,5 millones de euros en 30 empresas de impacto social y medioambiental. En la actualidad, cuenta con más de 8.000 miembros que han invertido más de siete millones de euros en startups como Auara, Nostoc Biotech y Tucuvi.

Sois la primera plataforma de inversión participativa aprobada por la CNMV, pero ¿de qué se trata exactamente?  

La Bolsa Social es una comunidad de inversores y empresas de impacto social. Lo que hacemos es conectar a compañías que ofrecen soluciones a retos sociales y medioambientales con inversores que buscan no solo obtener una rentabilidad justa, sino que su dinero sirva para promover un cambio positivo en la sociedad. Y esto lo hacemos a través de la Bolsa Social, una plataforma de crowdfunding o inversión colectiva, la primera autorizada por la CNMV en España, en la que cualquier persona puede invertir directamente en empresas de la economía real desde tan solo 50 euros, de forma sencilla, ágil y transparente.

¿Qué son los prestámos sostenibles? 

Los préstamos es un nuevo producto de inversión de impacto que hemos lanzado recientemente. Se trata de préstamos colectivos que se dan a empresas sociales más consolidadas que precisan de financiación en forma de deuda. De esta forma, cualquier persona puede prestar desde 50 euros a empresas de la economía real y obtener una rentabilidad anual que puede llegar al 8%. Estos préstamos sirven para que estas empresas puedan acometer inversiones que les permitirán seguir generando impacto positivo. 

¿Qué acogida están teniendo? 

De momento, muy buena. Hemos lanzado nuestros primeros dos préstamos y se han cerrado con éxito, Manantial Vilamico y Polynext, y ya estamos preparando el tercero. 

El primero que lanzamos fue para Manantial Vilamico, un centro especial de empleo que ofrece empleo a personas con problemas de salud mental para ayudarles en su inclusión y recuperación. A través de la Bolsa Social, casi 100 personas prestaron un total de 150.000 euros para que la empresa pudiera realizar nuevas contrataciones, y obtendrán una rentabilidad del 4% durante 3 años. 

El segundo fue Polynext, una empresa de economía circular que da una segunda vida a los residuos de plástico a través del reciclaje. Gracias a un total de 145 inversores, la compañía consiguió un préstamo de 285.000 euros para comprar una nueva máquina de separación de residuos que les permitirá mejorar su proceso de reciclaje de plásticos.

Ahora estamos preparando el tercero, Realplast, una compañía que también trabaja en el área de la economía circular y que fabrica nuevas materias primas a partir de plástico reciclado.

vibrant

¿Con qué rentabilidad cuentan estos préstamos?

Pueden tener una rentabilidad de entre el 2,5 y el 8% dependiendo del tipo de préstamo y el riesgo.

¿Son seguros para el inversor? 

En la Bolsa Social nos gusta ser muy claros con los inversores, y es importante saber que ninguna inversión es segura al 100%. Lo que sí podemos afirmar es que los préstamos son un producto menos arriesgado que la inversión en el capital de startups, el producto que venimos ofreciendo desde nuestro nacimiento.

Además, para cada préstamo realizamos un análisis de riesgos muy riguroso que resulta en un rating interno que va desde el 1 (riesgo bajo) al 8 (riesgo extremo), dependiendo del riesgo. No publicamos ningún préstamo con un rating mayor de 5, para asegurarnos de que el riesgo para el inversor sea mínimo. Nuestra prioridad en el análisis es que las empresas tengan capacidad de repagar a sus inversores. 

¿Cómo funciona el proceso para que las empresas soliciten este préstamo? 

En primer lugar, para acceder a un préstamo en la Bolsa Social las empresas deben reunir, al menos, estas condiciones mínimas:

  • Realizar una actividad dirigida a solucionar un reto social o medioambiental, reflejado en alguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Más de 250.000 euros de facturación anual (durante al menos tres años de actividad comercial)

Si se cumplen, pueden ponerse en contacto a través de www.bolsasocial.com para enviarnos una propuesta, y entonces comenzará la fase de análisis. Si finalmente es aceptado, preparamos el préstamo en la plataforma de la Bolsa Social y lo lanzamos al público. Generalmente, los préstamos tardan entre dos semanas y un mes en financiarse a través de la Bolsa Social. Finalmente, cuando se alcanza el importe del préstamo, se va a notaría a firmar y la empresa ya puede disponer de los fondos. 

¿Son los ODS importantes para las empresas?, ¿por qué? 

Los ODS sirven como marco de referencia para poner el foco en los grandes retos sociales y medioambientales que tenemos como sociedad. Pero en nuestra opinión no son suficientes. Nosotros vamos un paso más allá: además de los ODS, las empresas deben medir ese impacto con números. Para ello, desde la Bolsa Social les ayudamos a desarrollar su teoría del cambio, que aterriza en varios indicadores de impacto específicos para cada empresa. De este modo, una vez se financian sus inversores pueden hacer un seguimiento no solo de sus resultados económicos, sino también de sus métricas de impacto social y medioambiental.

La Bolsa Social es primera plataforma de inversión participativa aprobada por la CNMV.

Los préstamos sostenibles ofrecen hasta un 8% de rentabilidad y salen al mercado después de que el equipo de La Bolsa Social haya hecho un análisis profundo según su sistema de rating.

¿Qué proyectos de impacto social tenéis ahora mismo? 

Ahora mismo tenemos dos oportunidades de inversión en capital y un préstamo sostenible abiertos. 

  • Inversiones en capital: Distrito natural (construcción sostenible) y Great Little People (educación)
  • Préstamo sostenible: RealPlast (economía circular)

 

¿Qué objetivos tenéis para 2022? 

El 2022 es un año de crecimiento y tenemos objetivos ambiciosos. Nuestro objetivo es validar los préstamos y alcanzar los 18 millones de euros canalizados a través de la Bolsa Social, y conseguir con ello financiar a 30 nuevas compañías de impacto social.

banner4_contacto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.