#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


¿Qué impuestos suben este año?


Adrián Fernández / Madrid 

El 2022 arranca con novedades en materia fiscal. Con la entrada en vigor de los nuevos Presupuestos Generales del Estado existen importantes cambios en algunos impuestos, como la cuota de autónomos, el IRPF o el Impuesto de Sociedades. 

Y, sin duda, los más afectados de estos cambios serán las empresas. Según las estimaciones previstas, sobre ellas recaerá el 70% de la subida fiscal preparada para 2022, con una aportación de 2.271 millones de euros y el consiguiente impacto en costes fiscales.

Autónomos, IRPF y planes de pensiones 

En el caso de los autónomos tanto su base mínima como su base máxima de cotización subirán un 1,7% en 2022: la mínima pasará de 944,40 euros a 960,60, euros mientras que la máxima pasará de ser 4.070,10 euros a 4.139,40 euros.  “Las cuotas que los autónomos pagan a la Seguridad Social experimentarán un incremento de entre 5 y 21 euros al mes en función de su base de cotización. Por su parte, el tipo de cotización ascenderá del 30,3% al 30,6%, lo que se traduce en un aumento de casi 60 euros al mes en la cuota mínima del colectivo para 2022 (293,94 €/mes)”, aclara Xavier López Villaécija, director del Área Fiscal del despacho Sanahuja Miranda Abogados.

En el caso del IRPF, en 2022 se verán afectados por la subida impositiva aquellos tramos más altos de rentas de trabajo y capital, que representan el 0,17% del total de contribuyentes (36.000). Estas rentas, superiores a 30.000 euros, aumentarán hasta el 47%, mientras que la de capital y ahorro de más de 200.000 euros lo harán al 26%.


«En el caso de los autónomos tanto su base mínima como su base máxima de cotización subirán»

Xavier López Villaécija, director del Área Fiscal del despacho Sanahuja Miranda Abogados.


En lo que respecta a cambios contemplados dentro de los PGE para 2022, figura también una reducción de 500 euros en la aportación individual máxima de los planes de pensiones privados con derecho a deducción en el IRPF, que dejará de situarse en los 2.000 euros anuales para rebajarse hasta los 1.500 euros. A su vez, las aportaciones máximas en los planes de empresa con derecho a deducción aumentarán 500 euros, pasando de 8.000 euros a 8.500 euros.

Impuesto de Sociedades 

“El aspecto que más destaca entre las medidas propuestas por el Ejecutivo para el próximo ejercicio es la fijación de un tipo mínimo del 15% sobre la base imponible positiva del Impuesto de Sociedades. Esta regulación afectará a aquellas empresas con una facturación superior a los 20 millones de euros o que constituyan un grupo consolidado”, detalla López Villaécija.  Con esta medida, el Gobierno pretende conseguir un impacto de 400 millones de euros, que afectará principalmente en 2023, cuando se lleve a cabo la liquidación del impuesto, y no en los pagos fraccionados.


«En el caso del IRPF, en 2022 se verán afectados por la subida impositiva aquellos tramos más altos de rentas de trabajo y capital»

Xavier López Villaécija, director del Área Fiscal del despacho Sanahuja Miranda Abogados.


“El tipo nominal”, continúa el abogado, “está fijado en el 25% desde el año 2016. Ahora, con la modificación, ninguna gran empresa podrá tributar de forma efectiva por debajo del 15% fijado, salvo excepciones de casos muy específicos”.

Impuesto de Matriculación y Sistema de Valoración de Inmuebles 

“Más allá de los Presupuestos, cabe mencionar un par de medidas que impactarán en el pago de impuestos este año. La primera de ellas aplica al Impuesto de Matriculación, y es que, con la llegada de 2022, finalizó la moratoria aprobada por el Congreso de los Diputados sobre el Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros (WTLP, por sus siglas en inglés)”, afirma el abogado.

banner2_newsletter

Este impuesto está ligado a las emisiones de dióxido de carbono emitidas por los automóviles en España. Hasta ahora, solo estaban obligados a pagar el impuesto aquellos coches que emitieran más de 144 gramos de CO2 por kilómetro recorrido; a partir de 2022, el tope se reducirá hasta los 120 g/km de CO2. A su vez, el tramo más alto de gravamen para el impuesto (14,75%) también bajará, pasando de los 240 g/km de CO2 actuales a 200 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

En esta misma línea externa a los PGE se sitúa la entrada en vigor el pasado 1 de enero del cambio en la forma de calcular la base imponible de los impuestos sobre el Patrimonio, Sucesiones y Donaciones (ISD) y Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.