#MenudasEmpresas
#MenudasEmpresas


Sin asertividad tu empresa es una mosca


Manuel Villa Riera

Sólo las abejas polinizan y dan vida económica al entorno. Si como PYME quieres disfrutar de la miel del éxito debes imprimir una saneada comunicación asertiva en tu empresa, tanto a nivel interno como cara al exterior.

Has pensado alguna vez cuantas horas se pierden en reuniones innecesarias, cuanto tiempo (salario) se malgasta “mareando la perdiz” o… paseando por “los preciosos cerros de Úbeda”. Si no lo habías calculado, piénsalo y te darás cuenta de lo que puede significar invertir en una formación (bonificada) que transforme reuniones en acciones, y encuentros en verdaderas decisiones en lugar de coloquios, debates, arengas o imposiciones que se vuelvan en tu contra.

Peter Druker, el más reconocido gurú del Management a nivel internacional nos dice: “Sólo hay tres cosas que crezcan de manera natural y espontánea en las empresas: las fricciones, la confusión y la ineficacia; para todo lo demás es necesaria una solvente asertividad.”

Y es que la asertividad limpia vínculo, sanea las relaciones y sobre todo genera una cultura de transparencia y autenticidad que conmueve a todo el mundo. Hoy en día, en la era de la incertidumbre, ya nadie quiere un líder amable pero confuso y contradictorio; todos nos inclinamos por alguien que hable claro y sea meridianamente contundente con sus compromisos. Pero… aish!! Qué poco abunda!!

Entonces, si todos apostamos tan claramente por la transparencia, porqué somos tan liantes.

Los expertos nos hablan de 4 razones:

  1. Somos animales. Nuestro cerebro reptiliano aún conserva ese instinto de pegar, huir o bloquearnos, y ante cualquier conflicto repetimos: agresión, sumisión o pasotismo.
  2. El conflicto nos pilla por sorpresa. Y ante la duda, lo mejor es remitirse al primer punto.
  3. Tambiénse puede “contar hasta diez”. Esperar a que el tiempo lo cure todo y mientras tanto dejar caer algún sarcasmo o contagiar a todo el equipo poniéndolo en contra de la Dirección.
  4. Reconocer que no sabemos ni por dónde empezar y ponernos a rezar solos en un rincón.

Lo que no todos saben es que los expertos añaden:

  1. Frente a la respuesta en modo reactivo está el reconocimiento de que ahí tenemos un área de mejora (distinta para cada uno)
  2. Hay fórmulas muy sencillas que nos permiten afrontar el conflicto sin caer necesariamente ni en laapatía ni en el “sincericidio” que nos aboca al desastre
  3. Esperar al momento oportuno, preparar una conversación valiente, no es sinónimo de dejar caer píldoras de arsénico ni contaminar a toda la empresa, sinoque forma parte deuna estrategia premeditada.
  4. La ignorancia no es valiente, es ciega. La asertividad se aprende y no requiere de grandes y eruditos conocimientos, sólo con unas horas de atención pasamos del no saber al practicar. Y no hay nada como el éxito para llamar amás éxito.

Todo es muy sencillo si no lo complicamos. Lo que ocurre es que por ignorancia o por prepotencia lo complicamos. Aprender a hablar claro, decir NO sin culpa ni resentimiento,sino con flexibilidad y empatía, o decir SÍ con entusiasmo y energía,es algo que se aprende. Lo sabré yo, que hace quince años me cambió la vida.

Si quieres comentar,o saber más sobre mi historia o las posibilidades de formación (bonificada por la FUNDAE) que se te abren conmigo, no dejes de consultar mi perfil en LinkedIn Manuel Villa Riera o mandarme un mail a manuel.villa@brandco.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.